lunes, 30 de agosto de 2010

Jamás amada


Afirmó el candado de la valija con ímpetu y guardó su pasaporte en el bolsillo interno de la campera de gabardina importada. Un sorbo más de whisky antes de cerrar la puerta y marcharse para siempre de aquí. Con respiración acelerada pero profunda, y contemplando fijamente el piso de parquet recién pulido me preguntó por última vez si tenia algo que decir antes de separarnos. El tiempo se detuvo. En ese momento no hablé. Que de mi boca no haya brotado una sola palabra para él era vacío en estado puro, pero para mí, todo. Opté por guardarme el llanto, simular que podía manejar la situación. Él, preso del estigma de hombría, intentó no llorar. Pero su tristeza era tan aguda que al final se quebró. Y me quede con mi verdad, con ese lema, de que muchas veces el silencio ayuda a apaciguar el dolor, a preservar esos lazos mágicos que se gestan inintencionadamente entre dos individuos.

De ningún modo especulé que el amor podía llegar a ser tan desalmado. Que sentir desde las entrañas involucrara conectarse con el martirio y la penitencia. Cómo podía ser que una emoción tan vertiginosa, funcionara como dolor. Evidentemente no encajé en su vida tan perfectamente ordenada y estructurada. Yo, que irrespetuosamente jamás había cuajado en la mentalidad o el entendimiento de muchos tantísimas veces, nuevamente me transformaba en la pieza del rompecabezas que no encontraba su par. No podía comprender porque el destino lo había interceptado en mi camino ahora que todo comenzaba a ser tan estable y equilibrado en mi vida. Cuando cada pieza del tablero estaba en su lugar, y creía fehacientemente que no necesitaba de nadie para ser feliz.

Bastas imágenes corrieron por mi mente. Demasiados cambios extremos para un solo cuerpo. Brutales mutaciones radicales en este envase. Numerosos momentos de sacrificio y constancia para poder admitir lo que por fin ahora tanta gratificación me generaba. La imagen que el espejo me devolvía era lo que siempre había anhelado ser, pero que la propia naturaleza me había negado desde mi primer día de vida.

Nadar en contra de la marea, incesantemente. Continuar haciéndolo aún cuando ya casi no quedaban esperanzas. Con el simple objetivo de respetar una firme convicción de actuar acorde a como siempre había sentido. Cuestión que muchos no llegaban a entender, y él tampoco .Dormíamos pegados toda la noche, dos cuerpos que se transformaban en uno, sin la necesidad de confesar lo que sentíamos. Temiendo tal vez, que al decirlo se arruinara el conjuro de un vínculo apócrifo que solo coexistía en nuestro mundo íntimo de mentiras. Como si hacerse cargo y animarse a vivirlo plenamente hiciera morir todo aquello que bajo la mirada ajena no era normal. Supuse entonces que no hay peor consuelo que lo que nunca se lleva a cabo. Que cuando nos arriesgamos, podemos resbalar y lastimarnos, pero de eso se aprende. Sin embargo, lo que jamás será, arde en nuestros sueños hasta la muerte…

Cerró la puerta, haciendo desaparecer su anatomía, y quede en completa soledad, escuchando el ruido del ascensor. Con cada piso que descendía, una parte de mi corazón se iba quebrantando. Mirando el cielo raso y en completa mudez comprendí que cada acción conllevaba a una consecuencia. Jamás nadie me amaría del modo en que lo había ansiado desde siempre. Para la mirada masculina yo seria perpetuamente el “juguete” ideal que satisfaga sus deseos animales, aquella que mitigue su libido sexual. Y luego del acto, contemplarme desde lejos, como una de esas esculturas romanas que uno ni siquiera se aventura a tocar, a las que observa con tanto asombro, que no acaricia más que con los ojos.

Rompí en forma desesperada a buscarlo. Bajé las escaleras corriendo y salí a la vida llena de sol. Por un instante me sentí la más observada del vecindario, como “juguete” anormal en una vidriera repleta de público prejuicioso. Con mis ojos empapados y mi maquillaje completamente corrido dejando visualizar mi intenso bello facial. Sin peluca ni tacos. Sin collares ni pulseras. Simplemente mi corazón y yo.

El taxi ya se había marchado. Con mi dolor acuestas punzante en mi pecho, pensé en lo lindo que hubiera sido poder transformarme realmente en un “juguete”. Un objeto sin sentimientos, sin la capacidad de retener tanta angustia. Lleno de plástico, lleno de nada…

9 comentarios:

  1. Agotar las palabras como situaciones de vida.. claro que esas situaciones de vida lamentablemente son muy cotidianas y estàn a la orden del dìa... Somos caretas y decimos que està todo bien, SIEMPRE està todo bien: MENTIRA!
    A la "muñeca" de tu escrito le pasan las mismas cosas que le pason a todos los mortales, eso da la pauta de que somos todos iguales... le corre sangre por las venas, llora, rìe, tiene que pagar los impuestos, lavar la ropa, cocinar, etc.. supuestamente "lo distinto" es el envase, hay mil millones de envases.... lo que no hay es gente que se banque "un envase asì".. porque por mas amor,deseo,pasiòn que exista para con "la muñeca", estamos regidos por los paràmetros sociales... "eso no se hace, eso no se dice, eso no se muestra, eso no se toca" y bla bla bla: malditos mandatos sociales, malditos malditos... de que manera internalizamos LA VIDA, EL AMOR,hay escuelas muy top y grandes universidades donde nos enseñan los contenidos de los libros... Hay alguna escuela, universidad que enseñe o trate de inculcar "el juego limpio" "el amor" "el desamor", "el respeto al otro", "el amar pese a lo que la señora con rulero de enfrente me señale con el dedito"???
    CREO QUE "LA MUÑECA" DEBE SEGUIR BUSCANDO Y ARRIESGANDO:
    EL MUNDO ESTÀ HECHO PARA LOS ATREVIDOS, DEL COBARDE AÙN NO SE HA ESCRITO NADA!!!!
    Abrazo gigante tom----

    ResponderEliminar
  2. muy bueno Tomi, me encanto!!!!! el final es perfecto, es real, describes tan exactas las situaciones.....muy bueno, te felicito....
    juli

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Tomi! La verdad es que en tantas cosas me senti identificada, y tantas vces quise ser eso, una muñeca...
    Besos bombon!
    Escribis hermoso!
    Silvina (Tandil)

    ResponderEliminar
  4. exelente!!!!
    ojala te des cuenta pronto que tenes muchos otros talentos ademas del periodistico, por ejemplo escribir las cosas mas lindas que lei
    besote
    te quiero

    ResponderEliminar
  5. que feo ese momento cuando la vida te pone frente a un desamor tan impensado, tan absurdo para el fantástico mundo que tu imaginación creo y encapsuló tu corazón para ignorar la realidad y sólo vivir en el país de fantasía de ese amor que ya no es el sol de todas las mañanas sino la ausencia de sus rayos cuando cae la noche,

    Y es lo justo no? uno frente al no amor tiene que responder con pretextos de superioridad, como que lo hace por un bien mayor...para proteger al ser amado, "ser un héroe"

    me gustó...me identifica en mis relaciones malc#61d@s

    ResponderEliminar
  6. Tomi lei varios Post y la verdad te felicito.. Uno mejor que el otro.
    Ahhh reconoci varios titulos ;)
    Aguante Marie & Per!
    Seguí Asi!
    Suerte con tus proyectos.
    Abrazo

    Alejandro Fichera

    ResponderEliminar
  7. siempre pero siempre que te leo siento que conozco un pedacito de tu alma ...
    y tamb la mayoria de veces planteas situaciones q uno nunca se lantea quisa pero al leer te sentis idenificado ... siempre me gustaa realmente todo lo que escribis
    gracias por compartir todo esto con nosotross
    te quieerooo


    eugee

    ResponderEliminar
  8. Que loco Tomy...Acabo de leer tu escrito desde la compu
    del que a partir de hoy será mi EX..haciendo tiempo y
    esperando que a las 20hs me pasen a buscar para poder
    llevarme la pesada maleta que llene anoche con algunas
    de mis cosas más necesarias, tratando de contener el llanto
    y haciendo de cuenta que no duele tanto, que al menos lo
    intentamos, que ya me paso un montón de veces y que voy
    poder recuperar la esperanza de formar una linda familia,
    pero esto nunca llega y cada vez se me hace mas difícil y
    doloroso el volver a empezar...quizás sea por los años
    implacables que pasan y que te hacen sentir cada vez mas
    cansada...de donde sacar fuerzas? ya no recuerdo de donde
    las sacaba antes, quizás era la propia fuerza que te da la
    juventud, cosa que ya no tengo...Quizás las semejanzas de
    tu relato no sean completas con mi historia de hoy, pero
    los sentimientos que expresa la persona que protagoniza
    esta historia me describieron en gran parte..Te agradezco
    que compartas estas cosas conmigo y que me invites cada
    tanto a ver tu blog, para mí siempre es un placer leerte,
    tus relatos son hermosos, hasta los tristes son hermosos.
    Sera que la tristeza ejerce algún tipo de seducción para el ser humano?
    Probablemente así sea.
    Te dejo un beso enorme. Ya nos cruzaremos por la vida como
    suele pasarnos, que te encuentro por la calle siempre en el momento indicado.
    Sabes que te quiero mucho no?
    Tamara Paganini, LA INDIA.
    Pd: Me voy a tomar el atrevimiento de postear en mi estado el link de este
    relato que acabo de leer, espero no te moleste.

    ResponderEliminar